Notas de Autor

LO ENCONTRÉ

La fantasía de llegar a encontrar el punto de partida del arco iris y así llegar a encontrar el valioso tesoro escondido, acompañó mi niñez fundida entre las gotas de lluvia y el sol compañero inseparable de lo bello. La vida me ha llevado a encontrar valiosos tesoros en el camino, esos, que me acompañan llenando mi vida, que día a día me hacen saber que vale mucho la pena estar donde estoy, recorriendo junto a ellos el sabor de tener el alma llena. Mi alma está llena. Mi mente aún desborda de fantasías y tesoros por hallar. Por eso escribo. Porque en cada historia volcada en letras, llego a sentir que encontré el comienzo del arco iris.

 

A ESOS LECTORES

 

A esos lectores que un día por suerte, por presencia en las redes sociales, por la mirada a la portada, por leer las páginas que Amazon permite “Echar un vistazo”, o por la razón que sea, han decidido comprar una de mis obras siendo una desconocida, atrevida mujer que lleva sus obras a una plataforma gigante pretendiendo ser elegida por algunos de ustedes; con la ilusión casi ingenua de llegar a muchos lectores por confiar en sus escritos salidos de la profundidad de sus sentimientos y de la imaginación de una vida luego de la vida en “Seres” o de la mano del deseo de superación del hombre como especie inteligente en “Santino” tomando a un ser de otro sitio que convive con una familia humana, o mostrando lo oscuro de la burla del diablo que nos muestra que una respuesta nos lleva a otra pregunta en “Manzana cuántica” y dentro del mismo libro el horror del intento de cura de una terrible pandemia en “Lo hemos conseguido” o la aceptación de la locura o no, con ese hilo finito que en algunos casos puede presentar la duda en “Transparente”.

Debo decirles aunque caiga en un lugar común, lo agradecida que estoy.

Los temores de estar expuesta ante las letras volcadas en un libro, el comprender que hay millones de libros y que los de uno pueden perderse en el invisible ante la oferta existente. La duda al saber que esas letras son valoradas, queridas por quien las escribe, no pudiendo ser un crítico imparcial porque su intelecto se une al sentimiento de amor de aquello que generó frente a un teclado.

Es temible también el saber de la posibilidad cierta de la crítica mala o muy mala a pesar que es bien sabido que nada gusta a todos. Ante la crítica negativa de tu obra uno no puede dejar de sentir un pinchazo en la mente que pelea con tu lógica tratando de convencerte de lo mal que escribís y de lo arriesgado que fuiste al hacer públicas tus obras.

¡Cómo no estar agradecida! Hasta el momento aunque no muchas, pueden decir algunas personas, muchas puedo decir yo, las críticas a mis obras han sido buenas. No pueden imaginar lo que se siente al recibir una buena crítica. Saber que una persona comparte tu sentir frente a esas letras, es una caricia que se siente en la profundidad del espíritu, te impulsa a seguir adelante con ese sueño de ser leído.

A esta altura luego de un año y meses de haber optado por publicar en Amazon me siento optimista.

Sé que el camino es complejo, pero también sé que hoy, gracias a las promociones gratuitas,  a la promoción que hago en las redes sociales, a la suerte… muchas personas leen mis obras, y eso de manera mágica te acaricia, esa caricia te impulsa, ese impulso mueve tus pensamientos, esos pensamientos generan otra obra, esa obra te llena el alma.

Por este sentimiento que han generado en mí, les agradezco a cada uno de ustedes que se han arriesgado a leer los escritos de una desconocida que un día publicó sus novelas y cuento en una plataforma inmensa con millones de libros esperando ser leídos.

Enorme abrazo

Lilian.

 

portada grupo face

CÍRCULO VIRTUAL (AUTORES INDEPENDIENTES)

A casi un año y medio de haber publicado mis novelas en Amazon debo comprender algunas cosas.

Primero, tener claro que no me conoce nadie.

Comprender y aceptar las reglas de un juego que aún no sé jugar.

No soy inocente, al contrario.

En el camino de la promoción, tarea obligada para poder vender algún libro, encontré personas que me agradan, otras no tanto, en los únicos medios de promoción que utilizo hasta el momento, las redes sociales.

Debo comprenderlo, como lógico que es. Somos muchos los autores ‹‹independientes››, (independientes que dependemos de muchas cosas), que publicamos nuestras obras en Amazon,  cada uno de nosotros pretende ofrecer lo mejor según su criterio, cultura, personalidad, astucia, creatividad, etc., etc.

Poco a poco voy conociendo personas por medio de fotos y palabras volcadas en la red, una red que es social. En  esa sociedad virtual se pretende mostrar lo mejor de cada uno. Grupos que pretenden ayudar a los autores, algunos son muy dedicados, transparentes, admirables, otros no tanto…

Como autora independiente, giro en ese círculo de personas y grupos, me acerco, me alejo, opino, callo.

Debo comprender que aquello que para mí no es válido, para otro lo sea.

Debo comprender que al conocer más personas, encuentre en el camino algunas que sabiendo poco pretenden enseñar mucho.

Debo comprender que algunas personas se muestren incondicionales al opinar sobre el relato, obra, o cualquier ocurrencia que presente la persona que suponen tiene mejor aceptación social, o se consideran su amiga/o.

Debo comprender que ocurra lo opuesto; que algunos se empeñen en oponerse a todo lo que aquella persona presente.

Al parecer los grises no existen, si existen, deben ser muy claritos, o todos terminarán en una discusión sin sentido alguno, olvidando incluso el respeto. Así, debo comprender que muchos estén al acecho buscando el elogio permanente, o la crítica constante.

Debo comprender, que aunque me cansa y quita tiempo a la escritura tanto contacto social, debo estar presente.

Debo comprender que intento encontrar lectores y por feo que suene, generalmente encuentro escritores realizando el mismo camino, entonces debo comprender que algunos presenten cansancio en leer lo que uno ofrece, por eso observo que la mayoría de los grupos que permiten promocionar obras, no poseen comentario o aprobación de lo presentado… es el círculo, ese, en el que estamos los independientes.

Debo comprender que para jugar y aprender el juego, no debo salir del círculo que me contiene, con sus luces y sombras porque de él dependo para seguir ofreciendo aquello que tanto trabajo me ha costado, mis obras.

Me cuesta comprender algunas cosas, como todo lo que acabo de expresar en este escrito.

Seguiré intentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>