tiempo

Tiempo

tiempo

El tiempo, sin razón aparente, se manifiesta desigual en algunas circunstancias.
Presente que mira al pasado, en el mismo tiempo transcurrido, que sin embargo parece modificarse radicalmente de acuerdo a aquello que medimos.
Ocurre por ejemplo que miramos al pasado, nos vemos con nuestro hijo en brazos siendo este un bebe, volvemos al presente y el crecimiento de nuestro hijo pasó rapidísimo.
Ocurre que miramos al pasado en el mismo tiempo, tomando la muerte de un ser amado y parece que la lentitud nos abarca. Parece que ha partido hace muy poco.
Al contar los años entre un hecho y otro, la cronología de nuestra propia historia nos muestra que ha pasado la misma cantidad de tiempo.
Entiendo entonces, que el tiempo está marcado por los sentimientos.
El sentimiento modifica el paso del tiempo a su antojo.
Siendo adultos, pasados los treinta, cuarenta años, entendemos el paso del tiempo en nuestra persona.
Ocurre al razonarlo, al mirarnos al espejo, somos conscientes del paso de los años.
Aceptamos esa realidad y no otra, sin embargo, interiormente sabemos, que nos sentimos como en aquellos veinte años.
El físico se ha modificado, nuestro intelecto seguramente también, experiencias nuevas, conocimientos adquiridos, han hecho lo suyo. Aún así, nuestro espíritu quedó en la historia.
Es probable que nos encontremos diciendo, sigo siendo esa que era, hasta entrar en confusión con la realidad externa.
Sé, que ha pasado tanto tiempo. ¡Mi espíritu no se ha enterado!
Lo externo y racional no concuerda con lo interno.
Se me ocurre entonces que el tiempo es una ilusión. No está fundado en realidad, porque el sentimiento juega un rol importante.
¿Es un juego inconsciente de realidad y elección espiritual?
Creo que sí.
Si estoy pasando un momento a agradable, el tiempo pasa rápido.
Si estoy a disgusto, el tiempo pasa lento.
Pero el tiempo pasa en su justa medida en ambos casos.
Puedo afirmar, que no siento su paso en la medida que está establecida en la lógica de su medición.
¿El hombre choca con la física en cuanto a la medición del tiempo?
No lo creo.
El hombre acepta como real el tiempo transcurrido de un acontecimiento y su modificación temporal.
Es razonable.
Ocurre que la razón y el sentir no siempre son compatibles.
Por eso al estar llenos de sentimientos, la medición del tiempo es solo fantasía de aquellos que solo manejan la razón.
Como el hombre no es solo razón… el tiempo es relativo.

_DSC7127

Muñeca rota

Compungida, retorcida en la desdicha de ver sus pies descalzos y sentir a su estómago crujir de hambre.

Transeúntes arropados, bien vestidos, abrigados. Pasan apresurados sin notar siquiera los ojos que los observan, los ojos, en el rostro sucio de la niña sin hogar, sin refugio, sin atención.

Desea ser vista, ser comprendida en un mundo que le parece ajeno

La sociedad no la integra en su ritmo; ella desea poder obtener un pasar decente, donde el frío no se sienta en sus huesos, donde el calor no la encuentre agobiada por la sed.

 Observa. Se sabe fuera.

 Se fue de aquel hogar que debía protegerla, luego de ser abusada por su padrastro.

  Los brazos de su madre no atajaron su huida.

 La calle, la castiga con la indiferencia.

Ella deambula, busca restos de comida. Aprendió a esconderse de aquellos otros invisibles, que saben lastimar.

Algunas veces en ese deambular, se detiene frente a alguna vidriera que exhibe zapatos. ¡Le gustan los zapatos! Desea calzarlos en sus pies. Ese es su sueño ambicioso, desmedido en su realidad.

 Supo de organizaciones que luchan en defensa de los animales. Siente carecer de algunas características que la definan como tal. Se sabe humana, es otra especie.

¿Inteligente?

 No lo sabe.

¿No lucirá bonita?

 Cree serlo.

Al menos huele como ellos. Eso lo sabe.

 Llora.

Se acurruca entre los diarios que supo juntar. Se duerme.

 Hoy los diarios dan cuenta de la muerte de una niña en situación de calle. Murió por hipotermia en el frío invierno.

 ¡Al fin lograron verla!

 ¡Al fin la nombraron!, como a las ballenas capturadas, como a los perros enjaulados, maltratados, esos, que a todos entristecen.

_DSC7127

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

conciencia universal Emoción